De visu es una instalación conformada por 400 vidrios de medidas variables impresos con imágenes de retratos de archivos fotográficos de diapositivas médicas. Cada una de la imágenes está dividida en partes que se superponen generando capas de imágenes posibilitadas por la transparencia del material. Además hay fragmentos de la imágenes que están ausentes.
Estas piezas están apoyadas sobre estantes y cubren la totalidad de las paredes de la habitación.
El término de visu significa “con los propios ojos” o “visto directamente”. Es un término utilizado en medicina en relación a las patologías que pueden ser observadas a simple vista y también es un término que se utiliza legalmente en relación a los testigos que presenciaron un hecho personalmente. El proyecto De visu hace foco en la idea del control ejercido por la ciencia y la sociedad disciplinaria mediante el dispositivo fotográfico, colocando al individuo en una posición de víctima y produciendo imágenes donde la persona es objetivada como instrumento de sometimiento. El resultado es una colección de individualidades donde “los propios ojos” están ausentes o sin vida. Las personas retratadas son objetos de una información sin formar parte de una comunicación. La fragilidad del soporte da cuenta de la fragilidad y la resignación de los retratados en la objetivación del cuerpo. La observación científica a través de la supuesta neutralidad fotográfica intercede en la imagen de la persona transformándola en un ser inanimado, carente de alma.
Estas imágenes se integran con el entorno por su condición de translucidez, pasando a ser una marca más de la superficie con la cual toman contacto.
La idea es generar un espacio donde el espectador que habite la instalación pueda aislarse del contexto de la institución que alberga la obra. La pieza plantea un lugar donde la idea de la ausencia y de la omnipresencia conviven, en relación al estado de fragilidad del individuo, de lo visible y lo no visible así como del condicionamiento total sobre el devenir.
En esta búsqueda estoy trabajando con un acervo de diapositivas antiguas médicas además de imágenes de libros. También como parte de la investigación realicé un relevamiento fotográfico del laboratorio de neurociencia en la facultad de Bioquímica de la UBA así como del museo de Patología de la misma facultad.